Equipamiento e instalación de granjas avícolas y porcinas llave en mano
+34 976 10 52 11
+34 976 10 40 30
Solicite información

Bioseguridad en granjas porcinas

Bioseguridad granjas porcinas

El concepto de bioseguridad es un elemento principal que incide directamente en el beneficio y viabilidad de todo tipo de granjas.

La bioseguridad se define como todas aquellas normas y procedimientos que se diseñan para evitar y controlar en lo máximo la entrada de cualquier tipo de agente patógeno en la granja que pueda llegar a desencadenar algún tipo de enfermedad en los animales.

Por todo ello, la bioseguridad se articula como un protocolo que cada granja debe determinar, desarrollar e implementar en función de sus propias características.

Puntos críticos en una granja porcina

El primer paso para desarrollar e implementar un plan de bioseguridad viable es determinar cuáles son los puntos más vulnerables y que consideramos críticos.

 

Externos

Aquí englobamos todos aquellos factores externos a la granja, como podrían ser:

  • Los propios animales, los cerdos, suponen el principal factor de riesgo de entrada de agentes patógenos en la granja (en torno al 60-80% del riesgo total). Debe controlarse la entrada de cualquier animal nuevo a la granja por si es portador de alguna enfermedad.
  • El personal o las visitas que entran en la granja son también un factor de riesgo considerable, ya que vienen del exterior y pueden portar agentes externos nocivos para los animales.
  • Los elementos de transporte o equipos externos que trasladan cerdos, bienes y materiales necesarios para la granja suponen un riesgo bastante notable, por lo que son un elemento más a tener en cuenta.
  • Los muros y cercado de la granja son el elemento que la aísla respecto del exterior, siendo de vital importancia mantener en buen estado todo el perímetro para garantizar que no existan filtraciones de fuera.
  • Los alimentos y todo el material que se necesite en la granja y venga del exterior es otro punto de riesgo que debe mantenerse bajo control.

 

Internos

  • La higiene y el manejo de los cerdos son el principal factor de riesgo interno. Cuanto mejor se tengan delimitadas las zonas, mayor será el control que se pueda ejercer en cada una de ellas, aislándolas para evitar el contagio. Es importante planificar con antelación las medidas de higiene que se van a implementar.
  • La limpieza y desinfección de toda la granja, incluidas salas, equipos, etc, es de vital importancia para evitar que proliferen agentes patógenos. Dentro de este grupo, estaría también la higiene y desinfección del personal que entre en la granja. Hay que tener en cuenta también los procesos parasitarios, que deberán someterse a supervisión.
  • El control de los animales roedores y de otras aves debe establecerse con unas normas estrictas, ya que son agentes potencialmente transmisores de enfermedades.
  • El manejo de los residuos de la granja y de los animales muertos debe seguir un protocolo que garantice la máxima seguridad para el resto de animales, evitando entrar en contacto con ellos.
  • El tratamiento del agua que se destina a los animales para su consumo tiene que tratarse adecuadamente, con el fin de que en todo momento el agua de los tanques esté libre de virus y bacterias. Para ello será necesario emplear productos desinfectantes periódicamente y como método de prevención.

 

Políticas generales de bioseguridad

Es recomendable que todas las granjas porcinas desarrollen su propio plan de bioseguridad, que deberá incluir:

  • Aspectos relacionados con la higiene del personal
  • Protocolo para la recepción de insumos y otros materiales del exterior
  • Planificación de las tareas de desinfección de toda la granja, incluyendo las instalaciones y el equipamiento
  • Plan de prevención de enfermedades, que incluirá calendario de vacunas pertinentes si fuera el caso y el manejo de las mismas
  • Seguimiento y vigilancia para el control periódico de los animales
  • Plan de aislamiento y cuarentena cuando se declare alguna enfermedad en los animales
  • Gestión del abastecimiento de agua potable para los animales
  • Gestión de los residuos de la granja, incluidos cadáveres y purines
  • Protocolo para el transporte de los animales, que recoja todas las medidas necesarias para que éste se desarrolle con las máximas garantías de seguridad para el animal, así como el tipo de vehículos que se emplearán y las condiciones que deberán requerir.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies